¿Qué es mejor: un pozo séptico o un biodigestor?

En la actualidad muchos hogares tienen problemas de drenaje. Para hacer frente a esas dificultades existen dos sistemas: el pozo séptico o un Biodigestor. Pero, ¿en qué consiste cada uno de ellos?

Un pozo séptico emplea un tanque de sedimentación y es utilizado para el tratamiento de aguas residuales a través del proceso de descomposición biológica. Algunas de sus características es que:

  • Permiten una eliminación segura de las aguas residuales y, por lo tanto, son muy populares en áreas que tienen un sistema de drenaje deficiente o que están fuera de la red de alcantarillado.
  • Trabajan recolectando las excretas y las aguas residuales en un gran tanque subterráneo, que se utilizan principalmente en las áreas rurales.
  • No se utilizan mucho en áreas urbanas, ya que los residuos en las ciudades y pueblos se tratan y transportan a través del sistema de alcantarillado.

Un pozo séptico cuenta con un diseño simple, es un contenedor hermético subterráneo (en su mayoría rectangular o redondo) fabricado en fibra de vidrio, plástico u hormigón.

El tanque está conectado con dos tuberías de entrada y salida. La tubería de entrada recoge los residuos de agua en el tanque séptico, el tiempo suficiente para que los residuos sólidos y líquidos se separen entre sí. La tubería de salida, en cambio, conduce las aguas residuales pre-procesadas del tanque séptico y las distribuye uniformemente en el suelo y los cursos de agua.

Al cabo de un rato, las aguas residuales se separan en 3 capas:

-La capa superior se compone de aceites y grasas y flota sobre todos los residuos. Esto se llama escoria.

-La capa intermedia es el agua residual junto con las partículas de desecho.

-La capa inferior consta de partículas que son más pesadas que el agua y forman una capa de lodo.

En el interior del tanque, las bacterias de las aguas residuales descomponen los residuos sólidos permitiendo que los líquidos se separen y se drenen más fácilmente.

La limpieza de un pozo séptico es muy importante ya que si no se limpia con regularidad, existen probabilidades de que la salida de drenaje se encuentre obstruida.

Si esto no sucede se acumulan toxinas y sustancias antibacterianas que matan a las bacterias vitales que descomponen los desechos.

Para su mantenimiento: los residuos se recolectan en un canal de vacío, que es un camión cisterna con equipo de succión. Esta bomba succiona las aguas residuales y los lodos del tanque séptico al tanque que se ubica en el camión.

Biodigestor Rotoplas

El Biodigestor Rotoplas permite resolver necesidades de saneamiento a través de diferentes capacidades de caudal. Incorpora la estructura de doble pared; la pared interior, con su construcción esponjosa, le otorga mayor resistencia y aislación térmica, la pared exterior ofrece una terminación lisa y contiene aditivos que evitan el envejecimiento al estar a la intemperie.

El sistema de tratamiento de efluentes cloacales es una solución integral para la depuración de aguas residuales domésticas, la depuración se realiza en tres etapas sucesivas:

-Primera etapa: el Biodigestor Rotoplas, retiene y digiere el material orgánico, los sólidos.

-Segunda etapa: El campo de infiltración, distribuye los líquidos en un área determinada del suelo.

-Tercera etapa: el suelo, por debajo del campo de infiltración, filtra y completa la depuración del agua.

Otra ventaja es que en casos donde la capa freática se encuentre a menos de 1,50 metros bajo el nivel de suelo, se puede utilizar un humedal artificial como sistema secundario donde desembocarán los líquidos tratados por el biodigestor.

Además, cuando no se cuente con área suficiente para realizar un campo de infiltración se podrá́ utilizar un pozo de infiltración.

Aplicaciones del Biodigestor Rotoplas

Este sistema de tratamiento de efluentes cloacales puede ser utilizado en viviendas, zonas urbanas, suburbanas, rurales y barrios sin conexión a red cloacal, resolviendo la descarga cloacal dentro del lote.

También es muy útil en plantas industriales, reemplazando plantas de tratamiento de efluentes cloacales, y en redes cloacales existentes que han quedado obsoletas por la creciente densidad de la población.

Pozo séptico vs Biodigestor Rotoplas

El Biodigestor Rotoplas se distingue por su fácil instalación y mantenimiento.

La primera extracción de lodos estabilizados debe realizarse a los 12 meses de la fecha de inicio de utilización, de esa forma será́ posible estimar el intervalo necesario entre las operaciones, de acuerdo con el volumen de lodos acumulados en el biodigestor. Además para extraer los lodos no se necesita asistencia adicional.

Adicional a ello, el Biodigestor Rotoplas es sustentable, cuida el medio ambiente al prevenir la contaminación de mantos freáticos (suelo y agua) y es hermético e higiénico, ya que está construido en una sola pieza lo que evita fugas, olores y agrietamientos.

Este artículo te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *