Beneficios de un Biodigestor vs una cámara séptica

En la actualidad existen diferentes métodos y sistemas que se emplean en el tratamiento de residuos domiciliarios, sin embargo, no todos son eficientes. Por lo general, el poco mantenimiento de las redes cloacales o cámaras sépticas, causan problemas en el ambiente debido a que las aguas residuales contaminan los mantos acuíferos y pueden causar graves problemas de salud, además de emanar olores penetrantes y putrefactos. Pero ¿qué solución es mejor para tratar esos residuos? ¿Una cámara séptica o un Biodigestor?

¿Qué es una cámara séptica?

Una cámara séptica es un sistema de recepción, tratamiento y desagüe de aguas residuales cuya principal finalidad es la de retirar grasas y sólidos del agua para regresarla, ya sea al subsuelo o a un sistema alternativo para reutilización. Estas por lo general se encuentran bajo tierra y son parte de la red de cloacas de casas, fincas o comercios en donde se encuentran. Son una alternativa para los predios que no cuentan con conexión a la red municipal.

Ya sea que se fabriquen en sitio o que se adquiera un tanque prefabricado para dicho fin la cámara séptica es ideal para cuando no se cuenta con conexión a la red de cloacas municipal o para establecer una cultura ecológica reutilizando el agua. A diferencia del pozo de absorción, la cámara séptica procesa previamente las aguas residuales antes de reintegrarlas al subsuelo.

El funcionamiento de la cámara comienza con la tubería que recibe toda la red de desagüe domiciliaria. Las aguas se conducen a un receptor central que decanta directamente en la cámara. Ésta debe tener una cámara de inspección al acceso para permitir el registro de la misma y prevenir o resolver posibles obstrucciones a la entrada de la cámara séptica. La cámara suele estar dividida en dos: cámara de sólidos y cámara de líquidos. En la primera sección se debe colocar un tubo para ventilar los gases que se producen.

Al recibir las aguas residuales la cámara comienza un proceso de separación de grasas y de sólidos. Esto se hace a través de dejar reposar esas aguas para que, por las características físicas propias de las aguas de desecho, se realice esta separación. Debido a que el agua es más densa que el aceite este suele flotar y así facilitar su retiro. En cuanto a los sólidos éstos se depositan en el fondo del tanque por acción de la gravedad.

En cuanto el agua residual adquiere cierto nivel esta llega a un rebosadero que intercomunica ambas divisiones de la cámara séptica, permitiendo el paso del agua sin grasas y sin sólidos. El agua resultante va llenando esta segunda división de la cámara séptica. En cuanto llega a determinado nivel el agua abandona la cámara y se dirige hacia una segunda cámara de inspección y de ahí los fluidos salen hacia un pozo de absorción, un tanque para agua de riego o uso de muebles sanitarios o una planta potabilizadora.

Biodigestor Rotoplas

Biodigestor Rotoplas

En su funcionamiento, el Biodigestor Rotoplas utiliza un proceso anaerobio, que separa los líquidos de las grasas, para realizar un tratamiento primario del agua.

El Biodigestor Rotoplas separa los lodos del agua, mediante la digestión anaerobia el agua es recibida por un filtro anaerobio. Finalmente se produce la salida de agua tratada a un pozo de absorción, zanja de filtración o campo de oxidación.

El único mantenimiento que lleva el Biodigestor Rotoplas, gracias a su sistema autolimpiadle, consiste en descargar cada año el lodo acumulado y digerido. Una vez hecha la purga, se debe cerrar la válvula y mantenerla así́ hasta el siguiente mantenimiento. Se puede adquirir en diferentes capacidades: 600, 1300 y 3000 litros.

Ventajas del Biodigestor Rotoplas

Eficiencia: El Biodigestor Rotoplas es eficiente, ya que su desempeño es superior al de una fosa séptica debido a que realiza un tratamiento primario de las aguas residuales. Además cuenta con un sistema autolimpiadle que permite extraer los lodos residuales con tan sólo abrir una llave.

Amigable con el entorno: Otro beneficio que ofrece el Biodigestor, es que es amigable con el entorno ya que ayuda a prevenir la contaminación de los mantos freáticos.

Resistente e higiénico: Gracias a su diseño hermético y compacto, es muy higiénico, Además es resistente debido a su estructura de poliestireno de alta densidad se evitan roturas, agrietamientos y fugas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *