¿Cómo funciona un tanque cisterna enterrado?

En Rotoplas encontrarás la cisterna de agua con la capacidad ideal que se adecue a tus necesidades

Un tanque cisterna enterrado es un contenedor de agua que se puede encontrar en diferentes dimensiones para adecuarse no sólo a determinado espacio, sino también para adaptarse a las necesidades de capacidad de almacenamiento de agua en un hogar o negocio.

Se fabrican en materiales que, además de resistir a la intemperie y la corrosión, garantizan que el agua no se contamine y se evite la proliferación de algas y bacterias. Conocé más sobre este producto y las opciones que Rotoplas tiene para ofrecerte.

¿Para qué sirve un tanque de cisterna enterrado?

La principal función del tanque cisterna es la de almacenar agua. Puede ser utilizado como depósito principal para este recurso o como un complemento a los tanques elevados. Reemplaza a los aljibes o cisternas elaboradas en sitio que, además de utilizar material para su construcción requieren de un tratamiento especial y de un mantenimiento constante para poder asegurar la pureza del agua.

Tanto si se utiliza como un único contenedor de agua o como un complemento para los tanques elevados, para poder hacer uso del agua que se almacena en su interior será necesaria la utilización de una bomba para que succione el agua almacenada.

Ventajas de un tanque cisterna enterrado

Menor tiempo de fabricación y costo. El tanque de cisterna enterrado tiene múltiples ventajas. Al ser prefabricado ahorra tiempo en la instalación y por lo tanto, dinero. Lo único que se precisa para su colocación es generar un hoyo bajo el nivel de tierra y asegurarse de que la superficie sobre la que se va a colocar sea completamente plana y esté libre de piedras o residuos de la excavación.

Es recomendable que se haga una losa o firme de hormigón, teniendo en cuenta dejar unos 25 centímetros en ambos lados, luego de considerar las medidas del tanque. Se debe colocar una losa tapa sobre la misma, procurando que cuente con las dimensiones suficientes para que pueda entrar una persona y se deberá colocar en la misma ubicación en la que se encuentra la tapa del tanque cisterna.

Amplias capacidades y medidas. Al tener diferentes medidas y capacidades, las cisternas se pueden ajustar a cualquier requerimiento. Pero, además del tanque, es factible adquirir todos los accesorios necesarios para su funcionamiento.

Se recomienda que se utilicen los elementos y accesorios especificados por el fabricante, no sólo para hacer valer la garantía, sino porque con esto se podrá asegurar que el agua permanecerá con sus características naturales y se distribuirá por la red domiciliaria como es debido. 

Menor mantenimiento. Otra de las ventajas de contar con una cisterna, es su menor mantenimiento. Al estar fabricados con materiales anticorrosivos y especialmente diseñados para evitar la proliferación de hongos, bacterias y algas, el mantenimiento de los mismos se reduce a una o dos veces por año, dependiendo de la calidad del agua de la zona. Son de fácil limpieza y no se requiere de productos de limpieza especiales.

¿Cómo funciona una cisterna?

Un tanque cisterna enterrado tiene un funcionamiento muy básico. Una vez colocado en su lugar y de estar aseguradas todas las conexiones, se procede a abrir la llave de paso de agua que viene de la toma municipal para iniciar el llenado del mismo.

La toma debe llegar a una válvula sin fin en cuyo extremo se coloca un flotante. El flotante es un dispositivo que sirve para cerrar la válvula de llenado de la cisterna cuando esta ha sido llenada en su totalidad. Consta de una varilla que se sujeta al final del tubo de llenado. En un extremo tiene la válvula que cierra la tubería y del otro, un flotador que sube con el nivel del agua y que, al hacerlo, corta el flujo de líquido.

El tubo de succión es un segmento vertical de tubo en cuyo extremo se debe colocar una válvula de no retorno. Estas válvulas funcionan permitiendo el flujo del agua en un sólo sentido, obstruyéndose cuando la misma trata de regresar.

Con agua en el tanque de cisterna enterrado ahora es necesario que la misma sea distribuida por la tubería de casa. Para hacer llegar el agua, tanto a los muebles sanitarios como para los tanques elevados es necesario usar una bomba presurizadora o elevadora. Existen diferentes bombas en el mercado. Entre las más utilizadas para las cisternas están las bombas centrífugas y las bombas sumergibles.

Las bombas pueden ser activadas de manera manual, sin embargo también se puede utilizar un electronivel. El electronivel es un interruptor automático que funciona con dos sensores que flotan dentro del agua y que, dependiendo el desnivel que haya entre ellos, enviarán una señal para encender la bomba o apagarla. La ventaja de utilizar este dispositivo es que no se tiene que estar pendiente de que el tanque cisterna tenga agua. Esto es muy importante porque si la cisterna se queda sin agua la bomba puede quemarse.

2 Cisternas Rotoplas modernas y eficientes

Cisterna Estándar. Diseñada para almacenar agua bajo el nivel del suelo, es una gran opción para minimizar los efectos del racionamiento de agua en algunas regiones o cuando existe presión insuficiente para alcanzar los reservorios elevados. Se consigue en distintas capacidades. Cuenta con capa antibacteriana que recubre su interior, inhibiendo la reproducción de las bacterias en el agua.

Cisterna Modular. Su diseño hace la diferencia, es compacto y resistente, y se puede adecuar a cualquier proyecto debido a su manejabilidad. La capacidad de esta cisterna es de 1000 litros de volumen nominal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *