¿Cómo evitar la contaminación del agua por sedimentos?

¿Cómo evitar la contaminación del agua por sedimentos?

El agua que llega hasta las casas y que es utilizada diariamente en las tareas cotidianas, muchas veces puede no tener la mejor calidad. La presencia de materiales contaminantes, como metales pesados, nutrientes, pesticidas y otros microcontaminantes orgánicos, amenaza el buen estado del agua que llega hasta tu hogar. A continuación, conocé cómo evitar la contaminación del agua por sedimentos y cuáles son los mejores productos para acondicionar el agua que llega a tu hogar.

¿Qué es un sedimento?

Los sedimentos son cualquier resto de partículas sólidas derivados de las acciones de fenómenos y procesos tanto físicos como químicos. Estos sedimentos se van acumulando sobre la superficie terrestre e incluso, pueden llegar a consolidarse como rocas o bancos de arena compactos.

Desde la revolución industrial, se han emitido productos químicos artificiales a las aguas superficiales. Estos químicos se han ido adheriendo a los sedimentos, acumulandose en un sumidero. Por lo tanto, en áreas con un largo historial de sedimentación, los núcleos de sedimentos reflejan la historia de la contaminación en una cuenca fluvial determinada.

Donde la calidad del agua está mejorando, el legado del pasado aún puede estar presente en los sedimentos escondidos en el fondo de los ríos, detrás de las presas, en lagos, estuarios, mares y en las llanuras aluviales de muchas cuencas fluviales europeas. Estos sedimentos pueden convertirse en una fuente secundaria de contaminación cuando se erosionan (por ejemplo, debido a las inundaciones y la erosión del banco de canales) y se transportan aguas abajo.

A través de procesos de erosión terrestre o erosión acelerada o como resultado de la intervención humana, estos sedimentos pueden moverse. Son fácilmente arrastrados por el agua, por medio de sistemas fluviales en dirección a la costa, siendo los océanos el destino final generalmente.

Sin embargo, el agua que utilizamos, proviene en gran medida de los mantos acuíferos a donde los sedimentos también han sido arrastrados. En su camino, el agua va generando también otro tipo de sedimentos, por ejemplo, de tierra, arena e incluso, partículas que se desprenden de los materiales de las mismas tuberías. La matería orgánica derivada de aguas residuales, también se convierte en sedimentos que contaminan el agua y ponen en riesgo la salud.

Prevenir una mayor contaminación por sedimentos es responsabilidad de todos. Muchas personas pasan por alto una de las principales fuentes de contaminantes del agua: los hogares individuales.

Las pequeñas cantidades de limpiadores, solventes, aceite de motor y otros materiales tóxicos que se tiran por el desagüe, así como en el césped o en la entrada de una casa pueden parecer insignificantes. Sin embargo, cuando millones de hogares liberan sustancias tóxicas de esta manera, el efecto es sustancial.

Los contaminantes fluyen hacia las plantas de tratamiento de aguas residuales, no siempre tienen la capacidad de eliminar estos residuos en tu totalidad. Por lo tanto, los contaminantes ingresan al ciclo del agua y pueden terminar en cuerpos hídricos naturales.

Para reducir estos contaminantes se pueden utilizar alternativas ecológicas a los limpiadores domésticos, reciclando aceite de motor y desechando responsablemente latas de pintura, contenedores de productos químicos domésticos e insecticidas.

Además, muchas ciudades cuentan con programas de reciclaje y eliminación de desechos peligrosos. Como ciudadano, anima a tus vecinos a hacer cumplir las leyes de protección ambiental. Recuerda a los representantes en el gobierno que los sedimentos contaminados no solo afectan a la vida silvestre, sino que también pueden dañar gravemente a las personas.

4 prácticas para adoptar fuera de tu hogar  

Reducir la erosión y la contaminación por sedimentos ayuda a proteger el suelo y los recursos hídricos. Para aportar tu granito de arena podés:

  1. Colocar envases en los extremos de las canaletas de tu hogar para capturar el agua de lluvia, nieve derretida o cualquier otra agua de precipitación.

  2. Instalar un jardín de lluvia: los jardines de lluvia, al igual que los barriles de lluvia, recolectan el agua de lluvia y permiten que se infiltre lentamente, en lugar de fluir rápidamente sobre el suelo y causar erosión.

  3. Usar mantillo sobre tierra suelta: cualquier lugar donde tengas tierra suelta, como alrededor de plantas o jardines, debe cubrirse con mantillo. El mantillo ralentiza el agua, atrapa cualquier suelo erosionado y evita que la lluvia que cae perturbe el suelo. Se puede usar mantillo como corteza o incluso recortes de césped.

  4. Plantar árboles o arbustos: los árboles y arbustos son especialmente importantes cerca de las vías fluviales. Si tenés un cuerpo de agua en tu propiedad, podés plantar árboles o arbustos a su alrededor. Las raíces de estas plantas ayudan a retener el suelo y evitan que se erosione. Los árboles y arbustos también funcionan para ralentizar el flujo de agua sobre el suelo y ayudar a que se infiltre en el agua subterránea.

Claves para evitar la contaminación del agua por sedimentos dentro del hogar

Para evitar que los sedimentos entren en tu hogar por medio del agua, podés instalar un Dispositivo de Acondicionamiento de agua de la marca de Rotoplas. Este cuenta con un filtro con tecnología Hydronet, muy efectiva para retener partículas.

Además este filtro tiene la capacidad de filtrar un total de 56 litros de agua por minuto, lo que brinda una mejor calidad de agua en la red hidráulica de todo tu hogar. Este filtro se instala antes de la entrada principal de agua, así toda el agua es filtrada antes de entrar al hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *