10 hábitos que dañan tu salud y que realizas a diario

10 hábitos que dañan tu salud y que realizas a diario
Existen varios hábitos que dañan tu salud. Conoce cuáles son así puedes comenzar ya a modificarlos. Aunque todos buscamos vivir vidas más saludables y mejorar nuestro bienestar, tomar conciencia de los malos hábitos es el primer paso para iniciar el cambio. Desde comerse las uñas hasta ingerir grandes cantidades de azúcar, descubre cuáles son los hábitos que dañan tu salud y quizás no te habías dado cuenta.

10 hábitos que debes evitar

  1. No beber suficiente agua Beber agua tiene numerosos beneficios para la salud. Se aconseja consumir alrededor de 2 litros de agua por día. Lo mejor es que el agua que consumas, pase por un filtro purificador en tu casa. De esa manera ahorras dinero y no contaminas el ambiente con botellas de plástico.
  2. No desayunar Evitar comer galletas o frituras en la oficina, claramente, te ayudará a evitar calorías de más, pero eso no debería alentarte a omitir el desayuno por completo. En lugar de solo tomar mate o una café con medialunas, comienza tu mañana con un desayuno saludable, a base de frutas y cereales que puedes preparar en solo 5 minutos.
  3. Ser adicto al la comida rápida Te entregan una comida caliente solo unos minutos después de haber ordenado, y ni siquiera tenés que bajar del auto. Suena bien pero ten cuidado de recurrir a este tipo de servicios con demasiada frecuencia. Estás sometiendo a tu cuerpo a un montón de grasas que dañan el corazón, elevan el azúcar y ensanchan la cintura. Además de contener aceites aditivos que aumentan el apetito. En su lugar, mejor come saludable.
  4. Estar sentado todo el día Estar sentado todo el día puede acortar tu vida. Elimina este hábito. Considera invertir en un escritorio de pie, camina por todo el piso cada media hora y, si tienes sobrepeso, intenta bajar de peso. Si la oficina tiene gimnasio tómate unos minutos para hacer ejercicio.
  5. No cambiar las sábanas Las bacterias pueden convertirse fácilmente en tus compañeras de sueño. Si no lavas bien las sábanas puede ser el hogar de esporas de hongos, bacterias, polen, tierra, pelusas. De hecho, un estudio encontró que las almohadas sintéticas y de plumas albergaban entre cuatro y 17 especies diferentes de hongos.
  6. Comprar alimentos bajos en grasa Los alimentos bajos en grasa pueden hacerte creer que experimentarás una gran pérdida de peso más rápida. Pero no es así, generalmente están cargados de harina procesada, tienen grandes cantidades de azúcar y también pueden ser altos en sodio. No te dejes engañar por el nombre, siempre lee las etiquetas y los ingredientes para asegurar que un alimento es saludable.
  7. Usar botellas de agua de plástico Mantenerse hidratado mantiene tu piel brillante y combate la fatiga, pero tus esfuerzos por tomar como mínimo 1 litro de agua no le harán bien a tu cuerpo si estás bebiendo en botellas de plástico. Muchas botellas de agua de plástico contienen bisfenol A, o BPA, que se ha relacionado con la obesidad y la disminución de la fertilidad en hombres y mujeres. En lugar de volver a rellenar tu botella de agua, elige una jarra reutilizable de acero inoxidable sin plástico.
  8. Consumir gaseosas light Aunque las gaseosas dietéticas dicen tener cero azúcar, investigadores han demostrado que las personas que beben dos o más refrescos de dieta, diariamente, aumentan su cintura cinco veces más rápido que aquellos que no beben gaseosa. Esa situación también se aplica a los edulcorantes artificiales. Muchos de ellos están asociados con el aumento de peso y riesgo cardiovascular, si se consumen regularmente. Por eso, reemplázalos por edulcorantes naturales.
  9. Evitar las grasas saludables En una dieta las grasas son más calóricas que los carbohidratos y las proteínas, pero eso no significa que, para perder algunos kilos de más, debas evitarlas por completo. Las grasas saludables como la palta, el salmón, las nueces y las semillas entre otros alimentos ayudan a absorber muchas de las vitaminas de nuestras dietas y reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Solo asegúrate de evitar las grasas saturadas y trans.
  10. No hacer ejercicio Ser sedentario es uno de los hábitos que más daña la salud. Hacer ejercicio es clave para mantener vitalidad y estar sano. Sus ventajas son numerosas. Previene la obesidad, reduce el riesgo de enfermedades del corazón y mejora la circulación. El ejercicio regular es clave para controlar la presión arterial y mantener los niveles de triglicéridos. Ayuda a tu cuerpo a controlar el azúcar en la sangre y los niveles de insulina, y puede hacer que sea más fácil dejar de fumar al reducir los antojos y los síntomas de abstinencia. Pero esos nos son los únicos beneficios. Realizar ejercicio a diario mejora la salud mental y tu estado de ánimo. Además reduce el riesgo de contraer algunos tipos de cáncer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.