¿Para qué sirve un tanque cisterna de agua?

Tanques de Agua Rotoplas

Útiles y muy prácticos en todo tipo de contextos, ya sea el campo o en la ciudad, el tanque cisterna de agua es el complemento necesario en toda instalación hidráulica residencial, comercial o institucional. Conocé sus características y ventajas. 

¿Qué es una cisterna?

Las cisternas pueden ayudar a superar los problemas de abastecimiento de agua. En lugares donde el servicio de agua es costoso o limitado, se puede emplear una cisterna para recolectar agua de lluvia y ahorrar mucho dinero.

La tecnología de las cisternas se remonta a la época prehistórica, donde se usaban esencialmente para acumular escorrentías de lluvia y como canales y acueductos de transporte de agua para satisfacer las necesidades domésticas y agrícolas.

Con el inicio del siglo XIX, las aplicaciones de la cisterna se diversificaron a medida que se producían los avances tecnológicos y que las personas se volvían más conscientes de estilos de vida más higiénicos y saludables.

¿Cuáles son las partes de una cisterna?

El núcleo de un sistema de cisterna es un tanque de almacenamiento de agua con un punto de suministro de agua, una tubería de desbordamiento del tamaño adecuado, una vía de servicio accesible (que permanece bloqueada cuando no se usa), y una bomba de agua operativa.

Los elementos opcionales , según el diseño y modelo, pueden incluir un interruptor de flotador, dispositivos de acondicionamiento de agua  en el tanque, una línea de lectura de nivel, una línea de agua auxiliar y una escalera, cuerda o cable (para acceder a algunos de los componentes).

Las cisternas de agua pueden fabricarse en hormigón, plástico o polietileno. Estos materiales se caracterizan por su resistencia. Sin embargo, el polietileno, es uno de los mejores materiales, ues, es un tipo de polímero que se distingue por su resistencia, calidad e innovación. Además, evita la reproducción de algas hacia el interior de las cisternas.

Aplicaciones de una cisterna

Los tanques cisterna están diseñados para contener agua potable y mantener su calidad. Deben estar aprobados por los organismos competentes para almacenar un producto consumible.

Los tanques cisterna también están diseñados para ser llenados, drenados y rellenados, por lo que son un excelente aliado para cuidar el recurso hídrico. De hecho, el tanque cisterna es la pieza central de un sistema de recolección de agua de lluvia. Es el componente que requiere más atención, ya que impulsa la eficiencia del sistema, pero también su estética.

Las cisternas alimentadas por gravedad son comunes en muchas partes del mundo donde el agua de lluvia se recolecta en una plataforma elevada, que luego utiliza la gravedad para suministrar agua con fines domésticos o de riego. Estas cisternas no requieren ningún sistema de bombeo y, por tanto, se pueden utilizar incluso cuando no hay electricidad.

¿Dónde se debe ubicar una cisterna?

Las cisternas, como mencionamos, varían desde barriles de lluvia muy simples hasta sistemas más complejos alimentados por gravedad.

Un tanque cisterna puede ubicarse al ras del suelo o situarse sobre una plataforma de concreto o grava sobre o justo encima del nivel sin terraplenes importantes.

Para la mayoría de las personas, el beneficio más importante de una cisterna es el costo. Los costos de diseño, materiales e instalación son significativamente más bajos que los de las alternativas parcialmente enterradas y subterráneas.

Un tip: las cisternas ubicadas sobre el suelo se pueden pintar para ayudarlas a integrarse en los edificios y alrededores cercanos.

Las cisternas subterráneas, en comparación con las cisternas alimentadas por gravedad, son capaces de contener mayores cantidades de agua. Pero todo depende del tipo y modelo de la cisterna.

Conoce las cisternas de Rotoplas

Mayor resistencia. Las cisternas soportan condiciones climáticas adversas que, en última instancia, afectan su integridad estructural. La ventaja es que son diseñados con materiales especiales que pueden alargar su vida útil. Por lo que pueden soportar climas extremos sin ningún tipo de inconveniente.

Flexibles. Los materiales de un tanque cisterna suelen ser flexibles, lo que facilita el revestimiento del tanque. El ajuste personalizado permite que los materiales de contención se adapten a cualquier movimiento estructural, evitando fugas incluso cuando hay movimientos del suelo.

Instalación sencilla. Un tanque cisterna de agua es relativamente fácil de instalar. Materiales como poliuretano y epoxi se pintan sobre el tanque y se les da tiempo para secar y curar. El rápido proceso de instalación ayuda a minimizar las interrupciones en tu sistema de agua.

Cumplen con normas de seguridad y calidad. El agua es un recurso extremadamente vital y, por lo tanto, debe mantener su pureza. Un tanque cisterna que contiene agua para consumo humano requiere revestimientos protectores. Además debe cumplir con los requisitos de certificación oficiales.

Resistencia a la corrosión. Un tanque cisterna es fabricado con materiales químicamente inertes que forman una capa resistente. Este tipo de soluciones proporcionan una barrera eficaz y evita la corrosión de las estructuras de metal y hormigón.

Previenen la contaminación del agua. La corrosión de una cisterna aumenta el riesgo de contaminación. Las grietas y desconchones dentro de los revestimientos de las paredes también proporcionan un hábitat que apoya el crecimiento de colonias de bacterias. Los patógenos transmitidos por el agua como pseudomonas, legionella y biopelículas pueden significar un desastre dentro de un tanque cisterna. Por eso, siempre se recomienda mantener el agua segura instalando una cisterna, cuyos materiales sean resistentes a la corrosión.

Son más rentables. Una cisterna con revestimientos especiales prolonga la vida útil de las estructuras existentes, lo que te permite ahorrar en costos de mantenimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *