La mejor cisterna de agua para el hogar

Si requieres almacenar agua y que se mantenga en buenas condiciones, la Cisterna Modular Rotoplas está diseñada para instalarse bajo tierra con materiales altamente resistentes

Invertir en una cisterna de agua es una gran opción para tu hogar. Rotoplas cuenta con una novedosa línea de cisternas fabricadas para almacenar agua bajo el nivel del suelo que pueda ser aprovechada posteriormente. Estos modelos, han sido fabricados por un cuidadoso proceso de rotomoldeo que garantiza mayor resistencia y vida útil. A continuación conocé cuál es la mejor cisterna de agua Rotoplas, sus ventajas, características, aplicaciones, funcionamiento y más.

Aplicaciones de las Cisternas Rotoplas

Las Cisternas Rotoplas sirven para almacenar agua de la red pública. Son muy útiles ya que no ocupan espacio en la loza de las terrazas de las construcciones, ya que van debajo del suelo.

También son una alternativa que sirve para minimizar los efectos del racionamiento de agua en lugares con abastecimiento irregular de la red pública. Además facilitan la recepción de agua cuando las redes públicas operan con presión insuficiente para alcanzar los contenedores elevados.

Cisterna Estándar y Modular Rotoplas

Cisterna Rotoplas Estándar. Este modelo se caracteriza por su capa antibacteriana. Incluye tapa click con cierre perfecto. Es más resistente, con nervaduras de refuerzo. Ha sido fabricado en una sola pieza, lo que no permite la salida de filtraciones. No genera olor ni sabor al agua almacenada.

Por otro lado, para el instalador este tipo de cisterna es muy fácil de transportar y se encuentra equipada con accesorios de alta calidad. Se instala de forma sencilla, por lo que no se necesitan herramientas especializadas. Tiene  garantía de 10 años y se consigue en capacidades de 1200 y 2800 litros de volumen nominal.

Cisterna Rotoplas Modular

La Cisterna Rotoplas Modular es única con recubrimiento antibacteriano y se pueden acomodar varias para cubrir las necesidades requeridas. Es súper resistente, es apta para colocar bajo tierra. Su tapa es hermética, por lo que conserva las propiedades del líquido almacenado y no permite la entrada ni salida de ninguna bacteria. 

Además es de bajo mantenimiento y su garantía es de 10 años. Al igual que la cisterna anterior, la modular viene completamente equipada con accesorios de gran calidad. Se consigue en capacidades de 1000 litros.

Clave para la instalación de las Cisternas Rotoplas ¿cómo identificar el suelo?

Las Cisternas Estándar Rotoplas pueden instalarse solo si la napa freática se encuentra por debajo de su base de asentamiento. La distancia aconsejada debe ser de 1 metro entre la base y el nivel máximo que la napa freática pudiera alcanzar en períodos de inundación.

En caso que la napa freática sea más alta, es recomendable utilizar una Cisterna Modular.

Cómo funciona una Cisterna Rotoplas en 10 pasos  

Paso 1. El agua llega al domicilio a través de la distribución de agua municipal, que se ubica generalmente bajo el nivel del suelo. Se deberá instalar un filtro a través de cuadro, el cual acondicionará el agua para su posterior almacenamiento en la cisterna. El último tramo de este tubo alimentará a la cisterna por medio de una válvula que se abre y se cierra gracias al flotante.

Paso 2. El flotante es un dispositivo que se integra con un tapón de cierre, un anillo de sujeción, una varilla y un globo, el cual está hueco para flotar en la superficie del agua en tanto se llena la cisterna y con esto obturar la luz del tubo.

Paso 3. El agua cae al tanque, que deberá estar contenido en una base de hormigón o en una superficie horizontal apisonada previamente para evitar que se desfonde.

Paso 4. En el agua se colocan un tubo de succión, que se conecta a una bomba que alimentará al resto del sistema y un electronivel, que es el acciona y activa dicha bomba.

Paso 5. El tubo de succión debe de tener en su extremo una válvula de retención para evitar que los sólidos que suele contener el agua lleguen a la bomba, ya que en caso contrario podrían dañarla.

Paso 6. La bomba suele estar ubicada sobre el nivel de tierra, muy cerca de la cisterna. Aunque también se puede optar por una bomba sumergible que se encuentre dentro del tanque.

Además de la cercanía con la cisterna deberá conectarse a una fuente de energía por lo que será necesario colocar un toma corriente, próximo a la zona de la bomba.

Paso 7. El encendido de la bomba se hace a través del electronivel. Este activa el paso de corriente por medio de una diferenciación de niveles entre un extremo y una sección de una clave que los contiene. La variación de este nivel mandará una señal eléctrica que active o desactive la bomba, según se calibre.

Paso 8. A la bomba se conecta tanto el tubo de succión, al interior de la cisterna, como el tubo que distribuye el agua al resto de la tubería.

Paso 9. La distribución del agua se regula a través de una llave esférica que se conecta al tubo que sale de la bomba.

Paso 10. Para asegurar el buen funcionamiento de la cisterna se le debe dar mantenimiento al tanque y a los accesorios que intervienen en la distribución y bombeo del agua.

Instalación y mantenimiento

Aunque la instalación de las Cisternas Rotoplas es sencilla, se requiere mano de obra especializada.

Cabe destacar que todas las Cisternas Rotoplas cuentan con una tapa de cierre en su parte superior. Como la cisterna se encuentra ubicada al nivel del piso se deberá elaborar una tapa registro en la losa sobre la cisterna. Esta deberá de tener las dimensiones necesarias para el paso de una persona: 60×60, es el mínimo sugerido.

Por último, la limpieza de la cisterna se puede hacer de manera convencional, como se limpian el resto de los tanques de almacenamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *