¿En qué consiste el tratamiento primario de agua residuales?

El tratamiento primario de aguas residuales elimina el material que flota o se asienta en el agua por gravedad. Incluye los procesos físicos de cribado, trituración, remoción de arenilla y sedimentación. A continuación te decimos por qué es importante tratar las aguas residuales y te damos más información sobre este proceso que es vital para cuidar el medio ambiente y la salud.

Importancia de tratar el agua

Las aguas residuales son las aguas que ya han sido usadas. Incluyen sustancias como desechos humanos, restos de comida, aceites, jabones y productos químicos. En los hogares, las aguas residuales corresponden a las aguas de las duchas, bañeras, inodoros, lavadoras y lavavajillas.
Gran parte del agua que utilizan los hogares, las industrias y las empresas debe tratarse antes de que se devuelvan al medio ambiente. Existen muchas y buenas razones por las que tratar el agua es una prioridad importante, algunas de ellas son:

Evita la contaminación del hábitat y vida silvestre. Nuestros ríos y aguas oceánicas están repletos de vida. Todos  ellos dependen de los recursos que puedan encontrar en la costa, las playas y las marismas. Si estas zonas se encuentran contaminadas sería crítico para cientos de especies de peces y para la flora y fauna marina.

Evita problemas de salud. Si el agua tratada no se limpia adecuadamente, puede transmitir enfermedades. Por lo tanto, es necesario eliminar las bacterias dañinas para que el agua sea segura. Además los metales, como el mercurio, el plomo, el cromo y el arsénico pueden tener efectos tóxicos agudos y crónicos en las especies.

Otras sustancias, como algunos productos farmacéuticos y de cuidado personal, que ingresan principalmente al medio ambiente en los efluentes de aguas residuales, también pueden representar una amenaza para la salud humana, la vida acuática y la vida silvestre.

Tratamiento primario de aguas residuales: lo que tienes que saber

¿Dónde se realiza? El tratamiento primario de aguas residuales tiene lugar generalmente en las instalaciones municipales. En ellas existe la técnica adecuada para tratar el agua residual que proviene de los hogares e industrias.

Piletas de tratamiento. El agua recorre un largo camino desde las instalaciones domiciliarias hasta la planta de tratamiento. En ellas se encuentran enormes piletones con barras de metal estrechas, largas y poco espaciadas que bloquean los escombros flotantes como madera y otros objetos voluminosos que puedan obstruir tuberías o bombas.

En las plantas modernas, las pantallas se limpian mecánicamente y el material se elimina rápidamente. Se puede usar un triturador para moler y triturar los desechos que pasan a través de las pantallas. El material triturado se elimina posteriormente mediante procesos de sedimentación o flotación.

Cámaras de arena. Otro aspecto crucial en el tratamiento primario de aguas residuales son las cámaras de arena. Consisten en tanques largos y estrechos que están diseñados para ralentizar el flujo de modo que los sólidos como la arena se depositen fuera del agua.

La arena causa un desgaste excesivo en las bombas y otros equipos de una planta de tratamiento de agua. Por lo que su remoción es particularmente importante en ciudades con sistemas de alcantarillado combinados, que transportan una gran cantidad de arena, grava o tierra que se lavan en las calles durante una tormenta.

Tanques de sedimentación. Los sólidos en suspensión que pasan a través de pantallas y cámaras de arena se eliminan de las aguas residuales en tanques de sedimentación. A medida que las aguas residuales fluyen a través de ellos lentamente, los sólidos se hunden gradualmente hasta el fondo.

Los sólidos sedimentados, conocidos como lodo primario o crudo, se mueven a lo largo del fondo del tanque. El lodo se recoge en una tolva, donde se bombea para su eliminación. Los dispositivos mecánicos de desnatado de superficies por ejemplo eliminan la grasa y otros materiales flotantes.

Todo esto sucede en las ciudades donde existe un sistema de drenaje adecuado, pero…

¿Qué pasa en los lugares con resago y falta de infraestructura?

Diseñado para zonas que no cuentan con drenaje se puede instalar un Biodigestor para tratar el agua residual de una casa o un negocio pequeño. Este funciona de forma segura y evita que la materia orgánica y otras sustancias contaminen los alrededores del lugar.

El Biodigestor Autolimpiable Rotoplas permite sustituir de manera más eficiente el uso de fosas sépticas. Es capaz de realizar un tratamiento de aguas residuales a beneficio del medio ambiente y sin contaminar las napas freáticas. Funciona de forma segura y es muy económico, ya que ahorra costos de mantenimiento al ser autolimpiable.

Biodigestor Rotoplas

El Biodigestor Autolimpiable Rotoplas utiliza un proceso anaerobio (separa los líquidos de las grasas) para realizar un tratamiento primario del agua.

Otra ventaja de esta novedosa solución es su exclusivo diseño que evita fisuras y filtraciones. Además su funcionamiento es autónomo y de fácil instalación.

Para su mantenimiento, cada año,  se debe abrir la válvula para que el lodo acumulado y digerido, fluya al Registro de Lodos. Una vez hecha la purga, se debe cerrar la válvula y mantenerla así hasta el siguiente mantenimiento.

El Biodigestor Autolimpiable realiza un tratamiento de agua primario beneficiando el cuidado del medio ambiente y evita la contaminación de los mantos freáticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *