4 problemas de los ríos contaminados y cómo evitarlos

4 problemas de los ríos contaminados y cómo evitarlos-min

En cierto sentido, los océanos, los ríos y otras aguas continentales están siendo explotados por las actividades humanas. Sin embargo, en lugar de mejor nuestra calidad de vida, estos cuerpos de agua se están terminando, las lagunas están secas, los ríos contaminados y los mares llenos de residuos. Esto está dando como resultado una peor calidad del agua, por lo que resulta fundamental tomar acción y evitar su contaminación.

Contaminación un problema en aumento

La contaminación es un problema humano y de desarrollo relativamente reciente en la historia del planeta: antes de la Revolución Industrial del siglo XIX, la gente vivía más en armonía con su entorno inmediato.

contaminación

Cuando la población de la Tierra era mucho más pequeña, nadie creía que la contaminación sería un problema grave. Alguna vez se creyó popularmente que los océanos eran demasiado grandes para ser contaminados.  Sin embargo, las enormes islas de basura flotando en el mar, son una de las señales de que los seres humanos han superado esos límites.

Se creería que la contaminación de los cuerpos de agua es solamente responsabilidad de los gobiernos y las fábricas más grandes, sin embargo, todas y todos tenemos un impacto con nuestras actividades diarias.

Causas de contaminación en ríos, océanos y lagos

El agua cubre el 70% de la superficie de la Tierra y constituye más del 60% del cuerpo humano. La respuesta para solucionar la contaminación es hacer cambios en nuestros hábitos diarios y prestar más atención a los tipos de productos que se consumen. Algunas de las fuentes de contaminación más importantes son:

Ausencia de alcantarillado. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos 1.800 millones de personas utilizan una fuente de agua potable contaminada con materia fecal. Las aguas residuales producidas por cada hogar se tratan químicamente y se liberan al mar con agua dulce. Las aguas residuales transportan bacterias y productos químicos dañinos que pueden causar graves problemas de salud y enfermedades mortales.

En Argentina es una de las fuentes de contaminación más importantes, sobre todo en aguas profundas. En el Río de la Plata, según estudios del Banco Mundial,  fluyen por día  2,3 millones de m3 de aguas negras sin tratar y 1,9 millones de m3 de descargas industriales.

Para las comunidades que no cuentan con acceso al sistema  cloacal, existen alternativas como el Biodigestor Autolimpiable de Rotoplas. Este producto representa soluciones eficientes y ecológicas para tratar el agua residual y que pueda ser devuelta a la naturaleza sin contaminar.

Biodigestor Rotoplas

Desperdicios químicos. Las industrias producen una gran cantidad de desechos que contienen sustancias químicas tóxicas y contaminantes que pueden causar contaminación del aire y daños a las personas y al medio ambiente. Además, contienen contaminantes como plomo, mercurio, azufre, asbesto, nitratos y muchas otras sustancias químicas nocivas.

Muchas industrias no tienen un sistema de gestión de residuos adecuado y drenan los residuos en el agua dulce que va a los ríos, canales y luego al mar. Por lo tanto, los productos químicos tóxicos tienen la capacidad de cambiar el color del agua, aumentar la cantidad de minerales, también conocida como eutrofización, cambiar la temperatura del agua y representar un peligro grave para los organismos acuáticos.

En el país es la segunda causa de contaminación. Un ejemplo de contaminación por industrias es el Río Reconquista, el segundo más contaminado de Argentina.

Contaminación por petróleo. El petróleo es uno de los principales contaminantes del agua. El transporte marítimo de rutina, las operaciones portuarias y la refinación de petróleo en los mares han provocado la contaminación del agua por vertidos y derrames de petróleo.

petroleo

Una vez que el aceite se derrama en el agua, forma una capa gruesa en la superficie del agua, ya que es insoluble en agua. Como resultado, los derrames de petróleo pueden dañar y matar ampliamente la vida marina porque corta el suministro de oxígeno disuelto y evita que la luz penetre en el agua. Disolver el oxígeno es fundamental para la supervivencia de los organismos acuáticos y la luz solar es un requisito para la fotosíntesis.

Exceso de residuos. El plástico está casi en todas partes, y la tasa de contaminación por plásticos empeora aún más debido al aumento del consumo y al crecimiento de la población. Sin embargo, el plástico no es el único contaminante. Los textiles de la ropa, los materiales utilizados en la construcción de los electrónicos, el aluminio, el vidrio, y demás, si no son reciclados, terminan siendo basura.

Este tipo de contaminación plantea amenazas para todo el medio ambiente y afecta a la tierra, al aire y al agua. Además, los plásticos tienen graves consecuencias para los seres humanos, la vida silvestre y las plantas, ya que contienen numerosos compuestos tóxicos.

¿Cómo evitar la contaminación? 5 consejos prácticos

– No viertas aceite ni cualquier otro tipo de grasa, en la bacha de la cocina. En su lugar, utiliza un frasco donde poner el aceite y luego, cuando esté lleno, llévalo a un centro de reciclaje.

– No tires pastillas, medicamentos líquidos o en polvo ni drogas por el inodoro. Los tratamientos para limpiar aguas con estos químicos son realmente difíciles de hacer y la mayor parte del agua retiene los residuos.

– Sé un conductor más cuidadoso. Un buen mantenimiento de tu auto puede reducir las fugas de aceite, refrigerante, anticongelante y otros líquidos desagradables que son arrastrados por el agua de lluvia por los caminos de acceso o por los estacionamientos y luego se filtran a los suministros de agua subterránea. Cambia el uso del auto por bicicletas, patines o caminatas.

– No uses tu inodoro como papelera. Nunca arrojes productos no degradables, como toallitas húmedas para bebés o apósitos femeninos.

– Reducí el uso de pesticidas, herbicidas, fertilizantes. Utiliza alternativas naturales o si crees que debes usarlos, al menos reduce su uso. Además, no deseches estos productos químicos o aceite de motor en la alcantarilla.

– Separá tus residuos y llevalos a reciclar. Los residuos que generamos en el hogar pueden ser reciclados, reutilizados o evitados. Revisá lo que comprás y reducí la cantidad de bolsas.

Con estos consejos podés ayudar a frenar la contaminación del agua. Recordá que sos la solución. Por lo tanto, podés trabajar junto con personas de tu comunidad para mantener limpio el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.