Consejos para cuidar el agua

De acuerdo con datos de la organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 1.8 millones de personas mueren cada año de enfermedades diarreicas como el cólera y decenas de millones se enferman gravemente por el consumo de agua contaminada.

Las Naciones Unidas consideran que el acceso universal al agua potable es un derecho humano básico y un paso esencial para mejorar las condiciones de vida en todo el mundo. Por ello, es nuestra responsabilidad aprender más sobre la conservación del agua y cómo podemos ayudar a mantener este recurso tan importante.

Garantizar un suministro de agua limpia y confiable sin duda es un gran desafío. Muchas comunidades ya están aplicando restricciones para cuidar el agua, sin embargo, hay algunas acciones que puedes hacer en casa para aliviar la carga de su suministro local de agua y ahorrar dinero en ese proceso. A continuación compartimos algunos consejos para cuidar el agua.

Consejos para cuidar el agua en tu hogar


Estos sencillos consejos para cuidar el agua en tu hogar son muy fáciles de llevarlos a la práctica. Uno muy básico es que cuanto te cepilles los dientes, apagues el grifo así no se gasta mucha agua.

Instala un grifo ahorrador colocando un cabezal de ducha de bajo flujo y aireadores de grifos. También repara las fugas y los goteos, así no se derrocha agua.

Otros consejos para cuidar el agua son instalar un inodoro de doble flujo o flujo bajo o coloque un kit de conversión.

Si cuentas con jardín en casa, riega en horas en que no haya sol, temprano en la mañana o durante la noche, así no se evapora el agua. También puedes colocar sensores para un sistema de riego controlado o aprovechar el agua de la lluvia, mediante un sistema de recolección pluvial.

Reutiliza el agua de lluvia para limpiar tu coche. El agua de lluvia, no solo sirve para el riego o para limpiar pisos, también se puede utilizar para lavar el auto, como fuente de descarga en el inodoro y, si pasa por un sistema de filtros y purificadores, para lavar los platos y la ropa.

No lo olvides: estas medidas de ahorro de agua pueden tener un gran impacto en la demanda de agua en las comunidades locales.

Del 30 al 60% del agua potable doméstica se usa para regar patios y jardines y con frecuencia grandes porciones se desperdician por el exceso de riego, la evaporación y los rociadores mal dirigidos que riegan las aceras y las entradas de vehículos.

Las cifras son alarmantes. Entonces, ¿qué tal si modificamos nuestros hábitos y ahorramos agua?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *