Ventajas de un Biodigestor vs un pozo negro

Ventajas de un Biodigestor vs un pozo negro

Cuando no se cuenta con la ventaja de conectarse con los sistemas cloacales de la ciudad o región, se hace imprescindible la instalación de algún sistema de tratamiento de aguas residuales independiente. Hasta no hace mucho tiempo las opciones eran más o menos limitadas, siendo las fosas sépticas y pozos negros los más populares, con todas los problemas y desafíos que presentaban en su construcción y mantenimiento. En la actualidad los biodigestores son la solución perfecta, pues ofrecen beneficios inmediatos y a largo plazo tanto a usuarios como instaladores.

La importancia del manejo de aguas residuales

Uno de los mayores desafíos en la conservación del agua potable es la relacionada al tratamiento de las aguas residuales. Si bien la mayoría de las personas tienden a relacionar los problemas del agua con la escasez del recurso o con los detalles de su distribución o almacenamiento, uno de los puntos más importantes y delicados está relacionado con lo que sucede después de que el agua ha sido utilizada, pues estos residuos regresan al medio ambiente y, de no ser tratados de forma adecuada, se convierten en focos de contaminación medioambiental y sanitaria.

El tipo de sistema que se instalará deberá estar supeditado a la edificación a la que servirá, pero también deberá tener en cuenta la posible expansión de la población que hará uso del sistema. Esto debe estar proyectado con antelación, para poder tomar decisiones, sobre todo si el sistema de manejo de residuos no admite expansiones a futuro. Este es uno de los grandes errores de planificación, que se traduce en desastres medioambientales, como el que ocurre en algunas de las islas de la Riviera Maya en México, donde no se proyectó la expansión turística del área.

El problema con los pozos negros

El público general tiende a confundir los pozos negros con las fosas sépticas, siendo ambos sistemas distintos. La fosa séptica se elabora con materiales aislantes y deben ser vaciadas cada cierto tiempo, además de tener otro funcionamiento. Los pozos negros o pozos ciegos, como también se les conoce, es una fosa circular que se excava directamente en el terreno cercano a la edificación. En su construcción se emplean materiales filtrantes como bloques de hormigón, o se dejan sólo de tierra pisada. Sus materiales porosos permiten que los desechos líquidos que entran se filtren al terreno, dejando sólo los desechos sólidos en el fondo.

Los pozos negros no ofrecen ningún tratamiento real y eficiente contra los microorganismos y otros contaminantes presentes en las aguas negras, sino que se confía en las propiedades filtrantes de la arcilla del terreno. Esto ofrece distintos problemas:

– Para quien lo construye ofrece un gran desafío, pues se debe tener un conocimiento certero sobre el terreno en el que se hará la excavación, pues no puede estar cerca de las capas freáticas, ya que contaminará de inmediato los depósitos de agua subterránea.

– Si el tipo de terreno es demasiado arcilloso, no habrá una absorción adecuada de los desechos así que las capas de tierra los absorberán y terminarán subiendo a la superficie, causando contaminación, malos olores y hasta epidemias.

– Es casi imposible cultivar cualquier tipo de planta o alimento en las cercanías del pozo negro, pues existe un alto riesgo de contaminación biológica.

No es de extrañar que hayan severas legislaciones y normativas en muchos países en cuanto a la construcción de pozos negros, pues representan un gran riesgo biológico y si bien su costo resulta menor al momento de construir, terminan afectando de forma negativa el valor del terreno y las construcciones a las que sirven.

Ventajas de un Biodigestor

El biodigestor es la opción más eficiente, económica y ecológica para el tratamiento de efluentes cloacales. Los beneficios de su instalación se extienden desde su instalación, uso y mantenimiento. No en vano se han convertido en la solución más utilizada en países como India y Kenia, donde hay una gran densidad poblacional, un gran riesgo hídrico/ecológico y bajos índices de ingresos. El funcionamiento autónomo del Biodigestor ofrece un tratamiento real de las aguas negras sin afectar el medio ambiente.

– Es fácil de instalar

La instalación es rápida y sencilla, pues está elaborado en polietileno de alta densidad, por lo que es muy ligero aunque resistente y robusto. No requiere materiales pesados, herramientas especializadas o una gran cantidad de personas trabajando en la obra. Sólo requiere la excavación del terreno donde se instalará el Biodigestor, además de la creación de un sencillo campo de infiltración. Nada más. Olvídese de excavaciones complicadas, instalaciones de bloques y otros,

– Es duradero

El Biodigestor Autolimpiable de Rotoplas al estar elaborado en una sola pieza de polietileno, no admite filtraciones ni cede con la presión del terreno. Tiene una vida útil de al menos 35 años.

– Es un sistema expandible

Si el lugar donde se ha instalado el Biodigestor registra un aumento del caudal de efluentes cloacales, es posible expandir el sistema utilizando una red de Biodigestores en paralelo. Esto los hace ideales incluso como sistemas de apoyo para redes de tratamiento que se hayan quedado obsoletas.

– Es económico

Al no requerir materiales extra para su instalación, resulta mucho más económico que la construcción de pozo sépticos. A largo plazo, los costos terminan siendo más reducidos porque no requieren mantenimiento periódico con maquinaria y personal especializado. El Biodigestor Rotoplas es autolimpiable, sólo requiere abrir una llave una vez al año para drenarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *