Desperdicio de agua en las ciudades. 5 Tips para evitarlo

Desperdicio de agua

Apenas el 3% del agua que hay en el planeta tierra es dulce. Este recurso se encuentra cada vez más amenazado por la sobreexplotación del agua, la contaminación y desforestación. Los menos optimistas afirman que nos quedan apenas un par de décadas para comenzar a revertir todo el daño que hemos hecho en el medio ambiente. Es un trabajo extensivo y cada gesto cuenta. Por esto no es de extrañar que cada vez seamos más conscientes de la importancia de conservar el vital líquido, sobre todo porque una buena parte del agua que se pierde corresponde al desperdicio de agua de las personas que viven en las ciudades.

Por ello, es importante adquirir nuevos hábitos de consumo de agua, ya sea porque te interesa conservar el ambiente, porque quieras disminuir tu factura mensual o porque vives en un lugar donde no hay un suministro de agua regular, y dependes de un sistema de almacenamiento de agua por tanques Rotoplas que si bien es muy eficiente, no es ilimitado. Evita el desperdicio de agua en las ciudades con estos 5 tips sencillos, que minimizarán tu consumo sin afectar tu calidad de vida.

Consejos para ahorrar agua en la ciudad

1. Cierrar el grifo

Cuando te lavas los dientes o la cara, también cuando lavas un plato, es tentador pensar que no pasa nada si dejas unos pocos segundos la llave abierta mientras usas el jabón. La verdad es que esos segundos se suman y por cada minuto que pasa desperdicias entre 3 a 60 litros de agua. El simple gesto de cerrar el paso del agua cuando no la necesitas puede hacer la diferencia.

Otro buen truco para evitar el desperdicio de agua es preferir las duchas a los baños. Esto te permitirá ahorrar agua, siempre y cuando no extiendas demasiado tiempo tus duchas y cierres el flujo del agua cuando no sea necesaria. Si además instalas un atomizador o difusor, optimizarás aún más tu consumo pues no necesitarás aumentar la presión de agua para ducharte con comodidad.

Adicional a ello, almacena el agua que llega a casa a través de Tanques de Agua eficientes. Existen de diversos tamaños y se adaptan de acuerdo a tus necesidades.

2. Usar los electrodomésticos a tope

Utiliza la lavadora y lavavajillas cuando estén llenos. Estos aparatos usan la misma cantidad de agua y energía en cada ciclo, no importa si hay una pieza por lavar o está lleno al máximo. Dicho esto, prefiere usar el lavavajillas, pues éste esta creado para optimizar el proceso de lavado y usa la mínima cantidad de agua posible, minimizando el desperdicio de agua.

3. Poner atención a tu baño

Los inodoros modernos tienen un sistema de doble cisterna, que permite descargar menos agua cuando no se necesita. Esto es una maravilla, porque no tendrás que vaciarla completa cada vez que vas al baño. Si el inodoro de tu casa no cuenta con este sistema, una forma sencilla de disminuir el consumo de agua es colocar dentro del tanque una botella plástica llena de arena o piedrecillas. Esto hará que disminuya el volumen de agua en el tanque y minimizará la descarga.

Asimismo, evita utilizar el inodoro como una papelera, mucho menos para botar colillas de cigarrillo. Las colillas son uno de los elementos más contaminantes. No sólo porque el filtro tarda poco más de una década en degradarse, sino porque la gran cantidad de químicos nocivos que contiene el cigarrillo pasan a contaminar los cuerpos de agua.

4. Cuidar tu jardín sin desperdiciar

Si tienes jardín o plantas en macetas, prefiere regar al final del día. Esto es porque durante las horas el día en que el sol está más alto y brillante se evaporará el agua con más rapidez y necesitarás más para poder satisfacer las necesidades de tus plantas. Además, los rayos del sol pueden incidir sobre las gotas de agua sobre las hojas y actuar como una lupa, quemándolas.

Para regar, utiliza una regadera en vez de la manguera. Gastarás menos agua. Si te gustan mucho las plantas, prefiere las especies autóctonas. Están mejor adaptadas al clima del lugar donde vives y sus necesidades hídricas pueden coincidir mejor con los periodos de lluvia y las estaciones.

5. Revisar tus grifos y tuberías

Una gota de agua que cae de forma continua durante todo el día puede desperdiciar más de 30 litros de agua diarios, la mitad de lo que una persona necesita para vivir. Llaves que gotean, tuberías vencidas y filtraciones no sólo representan un desperdicio de agua, sino que tiene un impacto directo en tu presupuesto, pues aumentará tu factura de consumo de agua. De hecho, una forma de saber so hay una fuga es revisar las fluctuaciones de la facturación.

Revisa la presión del agua, verifica que las llaves de paso estén funcionando correctamente y al menos una vez al año, revisa todos los grifos y cambia las empacaduras de ser necesario. Esto puede ayudarte a ahorrar dinero a largo plazo, además de proteger el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *