Tanques de acero vs tanques de plástico

Los tanques de agua Rotoplas son ideales para el uso agroindustrial. Existen distintos tipos de tanques de agua, por esto, muchas veces elegir el material adecuado puede ser abrumador. En esta nota, vamos a despejar tus dudas y brindarte características de tanques de agua para facilitar tu elección.

Por qué es importante elegir un buen material

Si de tanques de agua se trata, en el mercado hay muchos, quizás más de los que te imaginás: grandes, chicos, domiciliarios, agroindustriales, verticales, horizontales, y de materiales y capacidades diferentes. Frente a tanta variedad, es importante tener un norte y conocer los criterios para elegir uno u otro. 

Sin duda, uno de los criterios más importantes a la hora de elegir un tanque de agua es la elección del material. Este determinará en gran medida el costo, que también está influido por variables como el mantenimiento, el color de los tanques de agua, o porque las características de tanques de almacenamiento de agua potable pueden variar. 

Aquí explicamos las diferencias entre tanques de agua de plástico y tanques de agua de acero, sus ventajas y desventajas, poniendo el foco en las necesidades agroindustriales: almacenamiento de agua o fertilizantes, alimentos para consumo humano y/o animal, y el almacenamiento de agua potable para actividades de riego.

Cotizá tu tanque con nuestros expertos

Tipos de tanques de agua

Tanques de plástico

Ventajas de los tanques de plástico

Los tanques de agua Rotoplas son fabricados con polietilenos de alta densidad, lo que los convierte en productos muy ligeros, fáciles de transportar, flexibles y resistentes tanto a los golpes como a variadas temperaturas y materiales/líquidos químicos u orgánicos. Si trabajás en el sector agro, el mejor tanque de agua de acuerdo a tu necesidad seguramente  va a ser de polietileno.

Una de las ventajas del plástico utilizado como material para el tanque de agua, es que son menos costosos que otros materiales y son fáciles de transportar. Además, en caso de requerirse, la instalación de tanque de agua de este material es sencilla, por lo que no requiere grandes costos ni mucha cantidad de tiempo. 

Por el material con el que están fabricados, los tanques de agua de plástico son menos costosos que otros materiales y son fáciles de transportar. Además, en caso de requerirse, la instalación de tanque de agua de este material es sencilla, por lo que no requiere grandes costos ni mucha cantidad de tiempo. 

Como el polietileno es un material flexible, se pueden fabricar diferentes tipos de tanques de plástico: pueden ser tanques de agua verticales, tanques de agua horizontales, e incluso octagonales, tanques de reserva de agua potable, resistentes a incendios o a rayos UV.

También se puede obtener una amplia variedad de medidas de tanques de agua: desde 500 litros o menos, hasta tanques de agua de 25000 litros. Las bases de tanques de agua también pueden variar: planas o cónicas, dependiendo de tus necesidades.

Si te estás preguntando qué color de tanque de agua es mejor, otra ventaja de los tanques de agua de plástico es que permite variar los colores. Rotoplas ofrece tanques de agua color negro, ideal para intalarse al aire libre, ya que no se filtran los rayos UV, por lo que las condiciones climatológicas no afecta el contenido del tanque de agua. Los tanques de agua blancos son ideales para ambientes cerrados o domiciliarios. Si además sos muy curioso y te preguntás por qué los tanques de agua son azules o celestes: simplemente este es el color que se acostumbra usar para el almacenamiento de agua, también fabricados por Rotoplas.

Rotoplas fabrica tanques de agua de una sola vez, es decir, que están hechos de una sola pieza: esto los hace impermeables, que no tengan pérdidas de agua o filtraciones, y evita que se produzcan roturas o fisuras.

Los tanques de agua de polietileno ofrecen una gran resistencia a la corrosión y propagación de bacterias, evitando así daños del tanque y generación de infecciones en los materiales que almacene.

Su costo de mantenimiento es muy bajo, ya que no se requiere de materiales específicos para su limpieza y se mantiene en muy buen estado.

La vida útil de los tanques de agua de plástico es de 30 años, lo que los convierte en una inversión a largo plazo asegurada para el sector de la agroindustria.

Por si fuera poco, los tanques de agua Rotoplas son reciclables, así que les podés dar una segunda oportunidad una vez que hayan completado su ciclo.

Desventajas de los tanques de plástico

El principal aspecto a tener en cuenta a la hora de comprar un tanque de agua no es solamente su precio, sino sobre todo su calidad. Al lado de un tanque de agua de polietileno de alta resistencia, un tanque de agua barato de material plástico puede romperse fácilmente, por lo que conviene asegurar sus próximos treinta años sin gastos innecesarios.

caño con materiales

Usos de los tanques de plástico

Los tanques de agua de polietileno son versátiles para una amplia variedad de actividades. Pueden almacenar agua, como también combustibles, granos, alimentos para ganado.

Para la actividad agroindustrial es ideal el tanque de polietileno de alta densidad, ya que también es apto para albergar fitosanitarios: desde plaguicidas hasta herbicidas, pesticidas, fungicidas insecticidas y fertilizantes. Puede adquirirse un tamaño del tanque de agua plástico que se ajuste a la maquinaria que se utilice para distribuir los fitosanitarios y albergar el contenido. También son resistentes a la utilización de coadyuvantes agrícolas.

Es importante resaltar también que es un gran material para usar como tanque subterráneo o tanque aéreo. Los tanques subterráneos son óptimos para albergar combustibles o agua en caso de contar con poco espacio exterior. Los tanques de agua aéreos, en cambio, para almacenar agua, adquirir presión y mantenerlos alejados de animales, para almacenar granos u otros contenidos.

Existen distintos tipos de tanques de agua plásticos fabricados por Rotoplas:

Es un tanque de agua plástico fabricado con capacidad de albergar 5000, 10000 y 25000 litros. Se elaboran con polietileno de alta densidad y de color negro, preparado para bloquear también los rayos UV y poder colocarlo en el exterior. La densidad de su capacidad de almacenamiento es de 1,9 kg / decímetros cúbicos. Son ligeros, resistentes, y evitan la formación de microorganismos en su interior. Resultan ideales para instalarlos como tanques de agua aéreos Además de agua pueden almacenar químicos.

Es uno de los tanques de agua más angostos y está pensado para que pueda ser detectado fácilmente de día o de noche gracias a su color rojo intenso, en caso de incendio. Ideados para almacenar reservas de agua, tienen medidas que van de los 5000 a los 25000 litros, fabricados con polietileno de alta densidad, en una sola pieza y con resina 1000% virgen.

Es uno de los tipos de tanques de almacenamiento de agua potable de más confianza y resistencia.

También son tanques de polietileno de alta densidad, ideales para colocarlos en espacios cerrados. Sus medidas también van de los 5000 a los 25000 litros y pueden albergar tanto agua como químicos, ya que su material no afecta a las sustancias que contiene, por lo que son recomendados para la agroindustria, ya que conserva las propiedades de su contenido, como el olor sabor, color, y son resistentes a la corrosión.

Al ser instalado en el interior el color del tanque de plástico puede ser blanco, ya que el negro resulta más adecuado para el exterior. Posee tres reforzados distintos que se adaptan según lo que esté destinado a almacenar.

Es un tanque de agua plástico, fabricado con polietileno estándar, reforzado y doble reforzado de una pieza, está diseñado para poder ser remolcado e instalado fácilmente. Gracias a eso son muy fáciles de transportar, y al contar con un sistema rompeolas, son seguros para los conductores e ideales para las distintas actividades agrícolas.

Sus medidas son de 500, 1000, 2000, 3000 y 5000 litros. También pueden albergar toda variedad de sustancias químicas, agua, combustibles y alimentos. Son óptimos para instalarlos como tanques subterráneos para albergar combustible en un lugar seguro bajo tierra.

Cotizá tu tanque con nuestros expertos

Tanques de acero

Ventajas de los tanques de acero

Una de las principales ventajas de los tanques de agua de acero inoxidable es que son aptos para albergar una amplia variedad de sustancias, evitando la formación de bacterias en su interior.

Los tanques de agua de acero cuentan con una larga vida útil, en parte para cumplir su ciclo como tanques de agua, pero también porque son reciclables, por lo que se les puede dar una segunda oportunidad cuando hayan cumplido su función. 

Soportan altas temperaturas y trabajos a presión atmosférica. Esto es una gran ventaja de los tanques de agua de acero inoxidable, ya que no se corroen ni se oxidan.

Por último, los tanques de acero son resistentes a la exposición solar, por lo que pueden ser colocados en espacios exteriores.

Desventajas de los tanques de acero

La principal desventaja es el precio de los tanques de agua de acero inoxidable. Otros materiales que requieren menos mantenimiento no lo son, además su tiempo de fabricación es demasiado extenso comparado con el polietileno.

La instalación de los tanques de acero es mucho más compleja que la de un tanque de polietileno de alta resistencia, por lo que esto encarece aún más el costo del mismo.

El mantenimiento de tanques de acero inoxidable es mucho más caro que el de los tanques de agua de polietileno, ya que requiere de materiales específicos en caso de que se haya rasguñado, tenga manchas, residuos de adhesivos o áreas oxidadas, y de una gran inversión de tiempo para realizar una limpieza adecuada.

ruedas de acero

Usos de los tanques de acero

Los tanques de acero generalmente son utilizados para fines industriales, no sólo para el almacenamiento de agua o alimentos sino también para distintos procesos industriales. 

Gracias al material de alta resistencia por el que están compuestos, son ideales para almacenar bebidas como vino, cerveza, leche, jugos, entre otros. También para almacenar distintos químicos.

Pueden ser verticales u horizontales, según lo que requiera la actividad a la que serán destinados, y equiparse con distintos instrumentos para controlar la temperatura, agitación, aislamiento térmico, o para medir y controlar el contenido, entre otras funciones. 

¿Cuánto dura un tanque de acero inoxidable?

Es una pregunta frecuente que no tiene una respuesta unívoca. La duración de un tanque de acero inoxidable puede variar según varios factores que incluyen: diseño, calidad de fabricación, condiciones de uso, mantenimiento y ambiente en el que se encuentre. Sin embargo, en general, los tanques de acero inoxidable son conocidos por ser duraderos y resistentes a la corrosión.

Recordemos que el acero inoxidable es una aleación de hierro con cromo y otros elementos, lo que le confiere una alta resistencia a la oxidación y corrosión. Esta resistencia se debe a la formación de una capa superficial pasivada de óxido de cromo que protege al acero subyacente de la acción corrosiva de los agentes externos.

Esto significa que en condiciones normales y con un mantenimiento adecuado, un tanque de acero inoxidable puede durar décadas sin presentar problemas significativos de corrosión. Sin embargo, la duración exacta puede variar y depende de factores como el tipo de acero inoxidable utilizado, la calidad de la fabricación y la exposición a productos químicos agresivos u otros ambientes corrosivos.

Además, es importante destacar que el mantenimiento regular del tanque, como la limpieza adecuada y la inspección periódica para detectar y reparar posibles daños, contribuirá a prolongar su vida útil.

Si bien los tanques de acero inoxidable son una opción duradera y confiable para el almacenamiento de líquidos y productos químicos, y su vida útil puede ser prolongada con el cuidado adecuado, tené en cuenta que el mantenimiento es más complejo que en el caso del polipropileno, y también lo es su instalación. 

Cotizá tu tanque con nuestros expertos

¿Qué es mejor? ¿Polietileno o acero inoxidable?

Tanto los tanques de polietileno como los de acero inoxidable tienen ventajas y desventajas, y la elección entre ellos dependerá de las necesidades específicas de cada caso. Si bien algunas de las características las enumeramos más arriba, a continuación te presentamos algunas razones por las cuales los usuarios suelen preferir –y nosotros recomendamos– el tanque de polietileno:

  • Ligereza y facilidad de instalación. El polietileno es un material más liviano en comparación con el acero inoxidable, lo que facilita su transporte, manipulación e instalación. Además, al ser un material más flexible, los tanques de polietileno pueden adaptarse a diferentes formas y espacios sin necesidad de soldaduras o modificaciones complejas.
  • Costo. En general, los tanques de polietileno tienden a ser más económicos que los de acero inoxidable, lo cual puede ser una consideración importante en términos de presupuesto.
  • Baja conductividad térmica. El polietileno tiene una baja conductividad térmica, lo que significa que puede mantener temperaturas más estables en comparación con el acero inoxidable. Esto puede ser beneficioso en aplicaciones donde se requiere mantener una temperatura constante, como en el almacenamiento de líquidos sensibles al calor.
  • Facilidad de limpieza. Los tanques de polietileno tienen superficies internas más lisas en comparación con el acero inoxidable, lo que facilita su limpieza y evita la acumulación de residuos.
  • Facilidad en el mantenimiento. Si hay manchas o residuos adheridos en las paredes del tanque, en caso del polietileno es más sencillo y menos costoso realizar la limpieza. 

En contraparte, hay que tener en cuenta que los tanques de polietileno pueden ser menos resistentes a los impactos y a las altas temperaturas en comparación con los de acero inoxidable. Además, su durabilidad a largo plazo puede verse afectada por la exposición a la luz solar y a ciertos productos químicos. 

Sin embargo, los tanques Rotoplas, al ser fabricados con polietileno de alta densidad, son igualmente resistentes a los golpes y las altas temperaturas, y pueden almacenar sin problemas sustancias químicas, por ejemplo fertilizantes. 

¿Qué se puede almacenar en un tanque de polietileno? 

Los tanques de polietileno son versátiles y se utilizan para almacenar una amplia variedad de sustancias, incluyendo:

  • Agua potable. Los tanques de polietileno son seguros y adecuados para almacenar agua potable, ya que el material no libera sustancias tóxicas ni altera la calidad del agua.
  • Productos químicos no corrosivos. Los tanques de polietileno son adecuados para almacenar una variedad de productos químicos no corrosivos, como fertilizantes, herbicidas, pesticidas, detergentes, tintas y aditivos alimentarios.
  • Ácidos y bases diluidos. Los tanques de polietileno de alta densidad (HDPE) como los que ofrecemos en Rotoplas pueden resistir ácidos y bases diluidos, como ácido clorhídrico, ácido sulfúrico diluido, hidróxido de sodio y amoníaco diluido.
  • Productos alimenticios. Los tanques de polietileno pueden usarse para el almacenamiento de productos alimenticios líquidos, como aceites comestibles, jugos, leche, vino y otros líquidos alimentarios no corrosivos.
  • Productos farmacéuticos. Algunos tanques de polietileno están fabricados con materiales específicos que cumplen con los estándares para el almacenamiento de productos farmacéuticos y biotecnológicos.

¿Qué tareas de mantenimiento se deben realizar en un tanque de acero inoxidable?

El mantenimiento adecuado de un tanque de acero inoxidable es crucial para asegurar su rendimiento y prolongar su vida útil. Veamos algunas tareas de mantenimiento que se recomienda realizar en un tanque de acero inoxidable, junto con su frecuencia.

En primer lugar, se debe limpiar el tanque de acero inoxidable de forma periódica para eliminar cualquier acumulación de residuos, sedimentos u otros contaminantes. La frecuencia de limpieza dependerá del tipo de sustancias almacenadas y las condiciones de uso, pero generalmente se recomienda realizar limpiezas al menos una vez al año o según las necesidades específicas.

Otra tarea importante es realizar inspecciones visuales periódicas para detectar cualquier signo de corrosión, daños en la superficie o fugas. Esto puede realizarse durante las limpiezas o de forma regular cada 3-6 meses, dependiendo de la aplicación y las condiciones de uso.

En caso de detectar corrosión, daños o fugas, debemos realizar las reparaciones necesarias de inmediato para evitar que empeoren y comprometan la integridad del tanque. Las reparaciones pueden incluir pulido de superficies, soldaduras, aplicación de revestimientos o reemplazo de partes dañadas. Si bien estas tareas suelen ser engorrosas, cuanto más dejemos pasar el tiempo se irán volviendo más costosas.

Si utilizamos el tanque para almacenar agua potable u otras sustancias sensibles, es recomendable realizar análisis periódicos para controlar la calidad y asegurarse de que no haya contaminantes o problemas de deterioro en el líquido almacenado, sobre todo si se trata de agua potable para consumo humano.

Por último, aunque el acero inoxidable es resistente a la corrosión, en ambientes especialmente agresivos o exposiciones prolongadas a sustancias corrosivas, se pueden aplicar recubrimientos o protecciones adicionales para aumentar su resistencia y prolongar su vida útil.

Estamos para ayudarte

Dejanos tus datos y un asesor se comunicará en las próximas 24 horas.

Otras notas que te pueden interesar

8 mayo 2024 Por Rotoplas Agro
Cuando hablamos del cultivo de cebolla en extensivo, hacemos referencia a la práctica de cultiva...
30 abril 2024 Por Rotoplas Agro
La gomosis es una palabra que suele inspirar mucho miedo en todos los jardineros y también en ho...
30 abril 2024 Por Rotoplas Agro
Hace miles de años, con el descubrimiento de la agricultura, el ser humano solamente cultivaba l...