¿Qué son los fertilizantes y cuál es su uso en el campo?

Cada vez es más recurrente la mención de los fertilizantes en el campo. Hay quienes los ven como una herramienta para obtener más rendimientos, y otro sector los considera un peligro para el medio ambiente. Pero ¿de qué se trata concretamente? 

Los fertilizantes son sustancias o compuestos químicos que se utilizan en la agricultura y la jardinería para enriquecer el suelo con nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas. Estos nutrientes suelen ser macronutrientes como nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), así como micronutrientes como hierro, manganeso, zinc, entre otros. Los fertilizantes se aplican con el propósito de mejorar la fertilidad del suelo y, en consecuencia, aumentar la producción y la calidad de los cultivos.

Los principales nutrientes que proporcionan los fertilizantes y su función en el crecimiento de las plantas son los siguientes:

Cotizá tu tanque con nuestros expertos
  • Nitrógeno (N): Es esencial para el desarrollo de las hojas y el crecimiento vegetativo. Contribuye a la formación de proteínas y clorofila en las plantas.
  • Fósforo (P): Ayuda en la formación de raíces, flores y frutos. Es esencial para la transferencia de energía en las células.
  • Potasio (K): Contribuye a la resistencia de las plantas al estrés y al desarrollo de frutos. También regula la apertura y cierre de los estomas.
  • Macronutrientes secundarios: Calcio (Ca), magnesio (Mg) y azufre (S) son necesarios en menor cantidad pero aún son fundamentales para el crecimiento de las plantas.
  • Micronutrientes: Elementos como hierro (Fe), manganeso (Mn), zinc (Zn), cobre (Cu), boro (B) y molibdeno (Mo) son requeridos en cantidades mucho más pequeñas, pero son igualmente esenciales para las funciones metabólicas de las plantas.

¿Por qué es importante el uso de fertilizantes?

El uso de fertilizantes en la agricultura es importante para mantener la productividad de los suelos, ya que las plantas extraen nutrientes durante su crecimiento y cosecha. Sin la reposición de estos nutrientes a través de fertilizantes, el suelo se volvería empobrecido y menos productivo con el tiempo.

 Los agricultores aplican fertilizantes de acuerdo con las necesidades de los cultivos, determinadas mediante análisis de suelo y considerando las condiciones específicas de la región y el tipo de cultivo. La aplicación adecuada de fertilizantes puede aumentar el rendimiento de los cultivos, mejorar la calidad de los productos agrícolas y contribuir a la seguridad alimentaria. Sin embargo, un uso excesivo o inadecuado de fertilizantes puede tener impactos ambientales negativos, como la contaminación del agua y la degradación del suelo. Por lo tanto, es importante utilizar fertilizantes de manera responsable y siguiendo las recomendaciones técnicas.

¿Qué tipos de fertilizantes hay?

La principal diferencia se produce entre los fertilizantes orgánicos y los fertilizantes químicos. Cada uno varía en su origen, composición, velocidad de liberación de nutrientes y efectos en el suelo y el medio ambiente. Veamos las diferencias clave entre ambos tipos de fertilizantes:

Fertilizantes Orgánicos

  • Origen: Los fertilizantes orgánicos se derivan de materia orgánica, como estiércol, compost, guano, subproductos de plantas y animales, y residuos orgánicos.
  • Composición: Contienen una variedad de nutrientes en formas orgánicas y complejas. Además de los macronutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio), aportan micronutrientes y materia orgánica al suelo.
  • Velocidad de liberación: Los nutrientes en los fertilizantes orgánicos se liberan gradualmente a medida que la materia orgánica se descompone, lo que proporciona un suministro constante de nutrientes durante un período prolongado.
  • Efectos en el suelo: Mejoran la estructura del suelo, aumentan su capacidad de retención de agua y fomentan la actividad microbiana beneficiosa. También ayudan a reducir la erosión del suelo.
  • Sostenibilidad: Los fertilizantes orgánicos son considerados más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, ya que reciclan nutrientes y reducen la necesidad de productos químicos sintéticos.
  • Desventajas: Pueden ser menos concentrados en nutrientes en comparación con los fertilizantes químicos, lo que requiere una mayor cantidad para alcanzar los mismos niveles de nutrición.
Cotizá tu tanque con nuestros expertos

Fertilizantes Químicos

  • Origen: Los fertilizantes químicos son productos fabricados sintéticamente a través de procesos industriales.
  • Composición: Contienen nutrientes en formas solubles y de rápida absorción por las plantas. Suelen ser más concentrados en nutrientes que los fertilizantes orgánicos.
  • Velocidad de liberación: Los nutrientes en los fertilizantes químicos se liberan de inmediato y están disponibles para las plantas de manera rápida.
  • Efectos en el suelo: Los fertilizantes químicos no mejoran la estructura del suelo ni contribuyen a la materia orgánica del mismo. Pueden aumentar el riesgo de acidificación del suelo y reducir su calidad a largo plazo si se utilizan en exceso.
  • Sostenibilidad: A menudo se les critica por su potencial impacto ambiental negativo, como la contaminación del agua por lixiviación de nutrientes y la dependencia de recursos no renovables para su producción.
  • Ventajas: Son eficaces para proporcionar nutrientes inmediatos a las plantas y permiten un control preciso de la dosis de nutrientes.

La elección entre fertilizantes orgánicos y químicos depende de las necesidades específicas de los cultivos, las condiciones del suelo y las consideraciones medioambientales. Muchos agricultores utilizan una combinación de ambos tipos de fertilizantes, aprovechando los beneficios de cada uno para lograr un equilibrio entre la nutrición de las plantas y la salud del suelo.

¿Cómo almacenar fertilizantes?

Es importante contar con recipientes para almacenar los fertilizantes que se van a utilizar en los campos. En Rotoplas tenemos la mejor solución. Veamos algunos motivos para almacenar fertilizantes con nosotros: 

  • Disponibilidad en tiempo real: El productor necesita un almacenamiento confiable que permita disponer de las sustancias en todo momento. Por eso, nada mejor que un tanque hermético. Esto se traduce en un importante ahorro de recursos, impactando en la reducción de los costos totales, ya sea en la producción agropecuaria o agroindustrial.
  • Protege al medio ambiente: Es importante que el tanque sea hermético, seguro y sin filtraciones, ya que los fertilizantes químicos pueden causar un impacto negativo en el medio ambiente y en tus cultivos. 
  • Capacidad de almacenamiento: Es conveniente tener recipientes que ofrezcan capacidades óptimas, vinculadas a la demanda que tus cultivos requieran. 

Calidad del Producto: Almacenar fertilizantes en tanques verticales Rotoplas, desarrollados en polipropileno de alta densidad, con paredes extra resistentes que no se corroen ni oxidan, tiene razones más que válidas.

Estamos para ayudarte

Dejanos tus datos y un asesor se comunicará en las próximas 24 horas.

Otras notas que te pueden interesar

23 febrero 2024 Por Rotoplas Agro
Desde hace miles de años, el cultivo de arroz se lleva a cabo en distintas regiones del mundo. S...
6 febrero 2024 Por Rotoplas Agro
Durante muchos años el olivo fue un símbolo del mediterráneo casi por excelencia y se convirtió ...
6 febrero 2024 Por Rotoplas Agro
¿Cuántas veces te preguntaste de dónde salen las almendras? ¿Conocés el almendro? ¿Te gustaría s...