¿Qué son los cultivos industriales?

Los cultivos industriales en Argentina son uno de los pilares de la economía nacional. En este artículo te contamos qué son los cultivos industriales y qué tipos existen.

Es sabido que en el mundo agroindustrial hay distintas estrategias y usos que obedecen a necesidades y búsquedas diferentes. No todos los cultivos son para consumo directo, y el cultivo industrial es un ejemplo de ello. Hay distintos tipos: textiles, alimenticios, oleaginosas comestibles y de tabaco. En este artículo te contamos de qué se trata.

Qué es un cultivo industrial

Se trata de plantaciones de distintas especies que son utilizadas para distintos fines. Es decir que su consumo no es directo ni tienen un destino alimenticio, sino que son transformadas para un uso más provechoso.

En otras palabras, los cultivos industriales son aquellos a cuyo producto final se le da un uso más amplio. Para eso atraviesa otro proceso de producción industrial, lo que lleva a una gran actividad económica al invertirse en grandes infraestructuras y a la distribución interna y externa de los productos finales.

Un ejemplo claro es el de la soja. Frente a la pregunta de por qué la soja es un producto industrial, la respuesta es que se trata de una oleaginosa comestible con la que luego se producen otras manufacturas como harina y aceites vegetales. Otro ejemplo es el algodón: después de la recolección y tratamiento, la fibra pasa por procesos industriales para ser convertida en hilos y tejidos.

Tipos de cultivos industriales

Los cultivos industriales en el mundo son en su mayoría de café, yerba mate, té, tabaco, soja, algodón, caña de azúcar, maíz, cáñamo, lino, lúpulo, entre otros. Si bien muchos de ellos son alimentos, en este caso se los utiliza para otros fines, sacando mayor provecho al recurso. En cambio, la vid, el olivo y los cereales, que también atraviesan procesos de fabricación, no son considerados cultivos industriales.

Cuáles son los cultivos industriales en Argentina

Argentina posee un vasta superficie y, por lo tanto, distintas condiciones climáticas de acuerdo a la región. Esto hace posible el cultivo de distintas especies, y por consiguiente el posicionamiento en el mercado internacional como uno de los principales países exportadores de alimentos. Los cultivos industriales en Argentina son en su mayoría de algodón, caña de azúcar, stevia, tabaco, té y yerba mate. 

El 68.9% de las hectáreas cultivables en Argentina son de oleaginosas y cereales, el 30.4% de cereales, y el 21% de forrajera (plantaciones destinadas a la producción de pasto de ganado). Según datos recavados en el Censo Nacional Agropecuario de 2018, los cultivos industriales en Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe destinan la mayor parte al cultivo industrial oleaginosas y cereales, mientras que en Tucumán, San Juan y Mendoza, destinan sus áreas a las plantaciones de frutales, y Salta, Santiago del Estero y Córdoba al cultivo de legumbres. Por lo tanto, los cultivos industriales en Argentina se encuentran mayormente concentrados en las provincias del norte.

Importancia de los cultivos industriales

Los cultivos industriales generan una gran actividad económica, desde la estrategia elaborada para la plantación y cosecha de cultivos, la mano de obra contratada y los medios de transporte de las plantas cultivadas, hasta su conexión con la industria que transformará la materia prima.

De ahí la importancia de los cultivos industriales: son una gran fuente de actividad económica y empleo. En general, su producción es estable, dado que los productos elaborados con los cultivos industriales como el algodón, las oleaginosas (vegetales de cuyas semillas puede extraerse aceite, como en el caso de la soja, el maní, el girasol y el lino), entre otras, en general devienen en productos de uso frecuente, como textiles, aceites, azúcar, como también para la elaboración de medicamentos e incluso para la investigación de combustibles alternativos. Así, el vínculo entre los cultivos industriales y las industrias que transforman la materia prima se vuelve un pilar fundamental de la economía.

Foto de Rodrigo Flores en Unsplash

Cómo aumentar la producción de los cultivos industriales

Actualmente contamos con una variedad de herramientas que fuimos perfeccionando a lo largo de los años y del aumento de la demanda de alimentos o productos por parte de la población, lo que supuso una gran ventaja para no depender únicamente de las condiciones meteorológicas para la producción agropecuaria.

Uno de ellos es el riego. Es importante que consideres los distintos tipos de riego que pueden beneficiarte o no según el tipo de cultivo que implementes: siendo el riego por goteo ideal para las plantaciones  de hortalizas, el riego por aspersión es el que mayor beneficios trae para los cultivos industriales, dado que abastecen de agua a la totalidad de la planta y no sólo sus raíces, se hace un uso eficiente del agua y no requiere una gran cantidad de mano de obra.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el cuidado de los suelos: evitar su degradación gracias a la rotación de las plantas cultivadas, fertilizantes amigables con el ambiente o riegos que no lo dañen, traerá mayores beneficios a corto y largo plazo y a los cultivos industriales, ya que la producción se encontrará garantizada.

En el caso de encontrarse en zonas donde el acceso al agua puede volverse un inconveniente, lo mejor es contar con reservas de tanques de agua y así poder continuar con la producción en caso de realizarse algún corte de los suministros de agua.

Estamos para ayudarte

Dejanos tus datos y un asesor se comunicará en las próximas 24 horas.

Otras notas que te pueden interesar

16 junio 2021 Por Rotoplas Agro
En este artículo, Rotoplas te cuenta qué es el barbecho, su aporte fundamental para mantener la ...
14 junio 2021 Por Rotoplas Agro
En este artículo te contamos todo lo que necesitás saber sobre la siembra directa, las ventajas ...
9 junio 2021 Por Rotoplas Agro
A diferencia de lo que podría parecer a primera vista, la agroindustria es más que actividad agr...